El examen y las sensaciones

www.oposicionespenitenciarias.es
www.oposicionespenitenciarias.es
Y llegó el examen y se publicó la plantilla correctora.
Un día después del primer ejercicio, queremos en primer lugar felicitar a absolutamente todos los que muy posiblemente hayan pasado al segundo ejercicio. Aún es pronto y sólo podemos ser prudentes, pero creemos que entre nuestros chicos y chicas hay aprobados en el examen tipo test. Han hecho un muy buen trabajo. Eso nos anima. La exigencia en clase, y sobre todo su esfuerzo por encima de todo lo demás, han hecho que muy posiblemente se enfrenten a los supuestos. Ahí estaremos.
Y en segundo lugar, acordarnos de esas otras personas que probablemente no lo han conseguido este año. Muchos se enfrentaban a esto por primera vez, habiendo incluso estudiado mucho. Sólo cabe al ánimo, la comprensión, el apoyo y el ponernos a su disposición.
El examen de ayer era un examen de nivel alto. Nadie lo duda y prácticamente hay una opinión unánime: era una prueba de exigencia alta, para opositores con un dominio grande de la materia. Preguntas largas, complicadas y que obligaban además a un control importante de los nervios, dada la sensación de incontrolabilidad que provocaba. Sin embargo, no está escrito en ningún lugar cómo debe ser la dificultad de los exámenes de oposición, y en ese sentido nos nos cansamos de decir que podemos encontrarnos cualquier tipo de ejercicio: largo, corto, fácil, sencillo, difícil o casi imposible. El Tribunal es soberano y el único modo de acudir a una oposición es habiendo triturado la materia, para poder hacer frente a lo que nos caiga encima.
Esta semana comenzamos con los supuestos, intensivamente, y proseguimos con los que miran al 2017. El espectáculo nunca acaba. Y por supuesto, seguimos confiando en que estamos en el camino.
A los que vais a Madrid el mes que viene: no hay mañana ni ayer, ni presente ni futuro, sólo entrega absoluta como si el fin del mundo estuviese en la calle. A estudiar sin descanso. A los que creéis que no habéis pasado: un descanso está permitido, es incluso necesario, pero que no suponga una desconexión de semanas o meses. Estáis calientes y no se puede apagar la maquinaria. Reactivarlo todo, mucho después, cuesta mucho trabajo. A los que estéis en la duda: hay que estudiar. Nunca se sabe donde va a estar el punto de corte.
A todos, nuestro ánimo. Ha sido un placer, un honor y un privilegio acompañaros en esta aventura. Quizá no acabe bien este año para todos, pero acabará bien antes o después si es vuestro deseo firme.
Suerte.
www.oposicionespenitenciarias.es
 
 

Written by oposicionesopen

Website: